Los plásticos son demasiado valiosos para tirarlos

Plásticos demasiado valiosos
11 de mayo de 2022

El mundo de hoy, y nuestra prosperidad actual, no serían posibles sin los plásticos, por muchas razones. Estos materiales poliméricos se utilizan en las aplicaciones más diversas: para electrodomésticos, fabricación de automóviles y aeronaves, en electrónica, en el campo médico y en el sector de la construcción. Son casi indispensables para los materiales de embalaje, que contribuyen en gran medida a la eficiencia de los recursos al funcionar como aislantes o materiales de construcción ligeros y, por lo tanto, reducir el consumo de combustible y así como combustible para calefacción, o al extender la vida útil de los alimentos como material de embalaje, según recoge este artículo de Motan, firma representada en España por Coscollola Comercial.

Sin embargo, también está muy claro que los residuos de plástico se han convertido en un problema global que nos afecta a todos y debe ser resuelto por la sociedad en su conjunto. Además, también existe el problema de una demanda cada vez mayor de recursos, que ya son escasos: muchos recursos son limitados y, a medida que la población mundial continúa creciendo, la demanda de estos recursos también está aumentando constantemente. Es por esto por lo que la economía circular es un tema importante para la industria de los plásticos.

La economía circular es un modelo para la producción y el consumo, donde los materiales y productos existentes se comparten, alquilan, reutilizan, reparan, reprocesan y reciclan durante el mayor tiempo posible. Esto amplía el ciclo de vida de los productos. En la práctica, esto significa que los residuos se reducen al mínimo.

Después de que un producto haya llegado al final de su vida útil, tanto como sea posible de los recursos y materiales utilizados para que permanezca en la economía circular. Luego se pueden reutilizar productivamente para continuar generando valor agregado.

La economía circular es lo opuesto a los modelos tradicionales de economía lineal, también conocidos como economías desechables. Estos modelos se basan en grandes cantidades de materiales y energía baratos y de fácil acceso, algo que ya no es el caso en el mundo de hoy.

Ver noticia completa en interempresas.net

Entradas relacionadas